Profesional
País

Radiación UV-C

La COVID-19 proyecta una nueva luz sobre la tecnología

La radiación UV-C es un auténtico todoterreno gracias a sus propiedades desinfectantes. Las lámparas UV-C se pueden usar para desinfectar el agua, el aire y las superficies. El uso de este tipo de lámparas siempre ha estado limitado a un número reducido de aplicaciones, pero desde el estallido de la pandemia de COVID-19, la demanda de estas lámparas se ha disparado en todos los sectores en todo el mundo. Descubra cuáles son las características únicas que han puesto de repente la tecnología UV-C en el centro de atención mundial.

Los efectos de la luz UV-C: Presentación

La luz, como radiación electromagnética, tiene siempre una longitud de onda determinada. En comparación con la luz visible, la radiación ultravioleta, abreviada como radiación UV, tiene una longitud de onda significativamente más corta. Dependiendo del tipo de luz UV, se sitúa entre 10 y 400 nanómetros. La luz UV se divide en cuatro tipos según su longitud de onda:

  • La luz UV-A: La luz UV-A tiene una longitud de onda entre 315 y 400 nanómetros. Este tipo de luz puede ocasionar que algunas sustancias sean fluorescentes. Gracias a esta característica, las lámparas UV-A tienen una larga historia en la industria del entretenimiento, aunque también se usan en en el ámbito forense, por ejemplo en el marcado de billetes. Las lámparas UV-A son fáciles y baratas de fabricar.
  • La luz UV-B: La luz UV-B tiene una longitud de onda entre 280 y 315 nanómetros. Las lámparas que emiten luz en este rango son especialmente populares entre los apasionados del bronceado. Las lámparas UV-B broncean la piel humana y se emplean en los soláriums.
  • La luz UV-C: La luz con una longitud de onda entre 100 y 280 nanómetros se denomina luz UV-C. La luz UV-C tiene una característica excepcional, ya que al no producirse de forma natural en la Tierra, tiene la capacidad de matar bacterias y virus. Su efecto contra los patógenos es mayor cuando se emite a 265 nanómetros. Además, la luz UV-C causa daños considerables en el ADN de los microorganismos, por lo que claramente ayuda a eliminar los patógenos correspondientes. Las lámparas de vapor de mercurio se consideran en la actualidad la fuente de radiación UV-C más eficaz.
  • La luz UV extrema: La luz UV extrema tiene una longitud de onda entre 10 y 100 nanómetros y se usa principalmente en los procesos de fabricación, por ejemplo en la producción de chips.

El espectro electromagnético

Ventajas del uso de la luz UV-C para la desinfección

La luz UV-C: respetuosa con el medioambiente y eficiente

A diferencia de otros métodos de desinfección, la luz UV-C tiene una serie de ventajas:

  • La luz UV-C no necesita productos químicos o sustancias tóxicas.
  • La radiación UV-C es capaz de eliminar los patógenos.
  • La radiación vuelve a los patógenos inofensivos en cuestión de segundos.
  • La breve duración del tratamiento no modifica las propiedades del producto.
  • La luz UV-C no deja residuos y tampoco altera el color de las superficies.
  • No se produce ozono en un rango superior a 240 nanómetros.

Por este motivo, algunos sectores como la medicina o el sector de desinfección de envases alimentarios (como los tarros de yogures) han utilizado la radiación UV-C durante décadas como solución limpiadora desinfectante.

El doctor y el niño

Luz desinfectante

Tecnología UV-C nuestro as en la lucha contra la COVID-19

Hasta hace poco, la implementación de lámparas UV-C era todavía muy limitada. Aparte de las aplicaciones en la medicina, la luz UV-C se utilizaba en la industria alimentaria, así como para la limpieza de piscinas y acuarios y aguas residuales. Sin embargo, con la expansión de la COVID-19, la demanda de luz UV-C ha crecido notablemente. Incluso aquellos sectores donde el uso de aplicaciones UV-C siempre ha sido muy limitado, la demanda también se ha visto incrementada.

Tecnología UV-C para la desinfección de hospitales y otros usos

Estos son algunos ejemplos de los usos de la radiación UV-C relacionados con la pandemia.

Hospitales

Hospitales

La radiación es capaz de desactivar la alta carga vírica del SAR-CoV-2 y hacerla inofensiva.* La tecnología UV-C ofrece una solución capaz de descontaminar rápidamente el equipamiento médico en los hospitales y reducir significativamente el riesgo de infección, por ejemplo, mediante contaminación cruzada.

Aviación

Aviación

En los aviones el riesgo de infección es especialmente alto debido a las partículas minúsculas en suspensión en el aire, conocidas como aerosoles. Desinfectar el aire con regularidad reduce el riesgo de infección.

Oficinas

Oficinas

En muchos sectores, el teletrabajo solo puede ser una solución temporal. La radiación UV-C desempeña un papel importante en los espacios de trabajo libres de virus. Además de desinfectar superficies, las lámparas de desinfección son vitales en las oficinas para evitar que el coronavirus se extienda a través de los sistemas de aire acondicionado.

Espacios públicos

Espacios públicos

El riesgo de infección es especialmente elevado en aquellos lugares donde ser reúnen grupos de personas. Un ejemplo de ello pueden ser los pasamanos de las escaleras mecánicas o los mangos de los carritos de la compra en los supermercados. Durante el transcurso de la pandemia de coronavirus, las lámparas UV-C se pueden usar y se seguirán usando allá donde sea necesario para evitar el contacto o la propagación aérea de COVID-19.

* Esto ha sido demostrado reciente en un prometedor estudio realizado por los doctores Adalbert Krawczyk y Christiane Heilingloh de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duisburgo-Essen (Universität Duisburg-Essen – UDE) en la clínica de infectología (cuyo director es el catedrático Oliver Witzke) del Hospital universitario de Essen (Universitätsmedizin Essen).

Lámparas UV-C de LEDVANCE

Más que una simple luz

T8 UV-C

Lámparas T8 UV-C

  • no producen ozono durante el proceso de desinfección,
  • son compatibles con el ECC y ECE,
  • se pueden montar en un casquillo estándar G13,
  • duran hasta un 20 por ciento más que los productos comparables de la competencia (10 800 h/L70B50).

Las lámparas T8 UV-C están disponibles en tres longitudes diferentes: 440 milímetros (15 vatios / 25 vatios), 900 milímetros (30 vatios / 55 vatios) y 1200 milímetros (36 vatios / 75 vatios).

Sensor UV-C de carcasa lineal

El sensor UV-C de carcasa lineal incorpora

  • un kit de seguridad de sensor por infrarrojo: 30 segundos de retraso en el arranque; la lámpara se apaga en cuanto detecta a personas
  • un ECE integrado de larga duración compatible con LEDVANCE UV-C T8
  • un rango de detección de hasta 150 m2 (según la altura de la instalación)
  • recubrimiento antiultravioleta en el soporte de la lámpara, tornillos y piezas de plástico

El sensor UV-C de carcasa lineal está disponible en dos longitudes: 440 milímetros (18 vatios) y 900 milímetros (33 vatios).

¿Por qué elegir la tecnología UV-C de LEDVANCE?

LEDVANCE es uno de los dos fabricantes de iluminación a nivel mundial con oficinas en más de 50 países y centros de I+D en Boston, Shenzhen y Garching/Múnich.

Líder en la industria de la tecnología de descarga de baja presión durante décadas, LEDVANCE posee más de 50 patentes en este ámbito a nivel mundial.

Tiene un largo historial como fabricante de lámparas T8 UV-C: la fábrica de LEDVANCE en Smolensk (Rusia) produce lámparas UV-C en serie desde 2012.

 

El centro de investigación especializado en iluminación para la salud humana y bienestar ha sido galardonado recientemente por la VDE (Federación Alemana de Industrias Electrotécnicas, Electrónicas y de Tecnologías de la Información) por nuestra tecnología patentada BIOLUX.

Los estándares más altos para la calidad y seguridad del producto (p. ej. todas las plantas cuentan con la certificación ISO 9001 y 14001, los informes CB de terceros son una parte integral de nuestro proceso de calificación)

Use las lámparas UV-C correctamente y respete las instrucciones de seguridad

Los dispositivos de desinfección UV-C no deben usarse directamente sobre el cuerpo porque puede ocasionar daños en la piel y los ojos, por eso se deben respetar las instrucciones de seguridad cuando use este producto:

  • Las lámparas UV-C solo deben aplicarse sobre las superficies a desinfectar. Es imprescindible evitar la radiación sobre la piel y los ojos.
  • Los usuarios deben estar protegidos de la exposición a la radiación UV-C. En consecuencia, solo se recomienda el uso de lámparas UV-C en espacios cerrados cuando no se encuentran personas dentro.
  • Las lámparas UV-C deben apagarse inmediatamente después del proceso de desinfección.

También hay que seguir estrictamente la información proporcionada en los envases y el manual de instrucciones.

Comparte la página en redes sociales